El 60% de expertos cree que la FED frenará los estímulos en 2021

La reunión de esta semana no traerá cambios, pero los analistas empiezan a ver el ‘tapering’ en el horizonte.

“El banco central debería estar pensando en cómo reducir estímulos”, cree el-Erian, asesor económico de Allianz

La reunión de esta semana no traerá cambios, pero los analistas empiezan a ver el ‘tapering’ en el horizonte 

La Reserva Federal continuará armándose de paciencia en la reunión de dos días de política monetaria que comienza este martes. A pesar del mayor optimismo y de la solidez de los datos económicos recientes, las principales mesas de inversión estiman que el presidente del banco central de Estados Unidos seguirá aferrado a la necesidad de ganar algo más de tiempo “para lograr nuevos avances sustanciales”.

“Los mercados se verán sorprendidos por la continua paciencia de la Fed”, asegura Matthew Hornbach, estratega de Morgan Stanley, quien aclara que para el verano (bien en la reunión de julio o el simposio de Jackson Hole a finales de agosto), Powell tendrá suficiente evidencias de una sólida recuperación para sugerir que la reducción de compras de bonos del Tesoro y activos respaldados por hipotecas podría estar en el horizonte.

La gestora tampoco cree que vaya a haber cambios drásticos en los próximos meses en las políticas de la Fed. Para Mohamed el-Erian, asesor económico de Allianz, la entidad que gobierna Jerome Powell “en vez de seguir los pasos del Banco de Canadá, que la semana pasada empezó a reducir las compras, va a seguir los del Banco Central Europeo. Va a mantener la política como está y recordará a los mercados que está dispuesta a redoblar los esfuerzos si aparecen nuevos peligros”, señala el experto. Para él, sin embargo, lo más adecuado en este momento sería empezar a plantearse cómo se va a llevar a cabo el desmantelamiento de los estímulos. “Por desgracia, la conclusión será dar una patada hacia delante, en un momento en el que el banco central debería estar pensando en cómo ir reduciendo sus medidas extraordinarias”, señala el-Erian.

En la última encuesta que ha lanzado Bloomberg, en la que se recoge la opinión de 49 economistas, las perspectivas han cambiado frente a las que mantenían el pasado mes de marzo. Entonces, la mayor parte de expertos esperaba que el desmantelamiento del programa de las compras de deuda no se anunciase hasta el año 2022; ahora, sin embargo, es una mayoría de analistas los que creen que el organismo lo hará este mismo año. Un 45% de los economistas encuestados por la agencia cree que la confirmación por parte de la Fed se hará en el último trimestre de 2021, y un 14% espera que ocurra en el trimestre anterior.

La mayor parte de los analistas considera que la Fed necesitará entre 7 y 12 meses para recortar por completo los 80.000 millones de dólares mensuales de compras de deuda y los 40.000 millones en hipotecas, un proceso que tendría lugar, si se cumplen sus expectativas, durante el año 2022. Eso sí, los encuestados no creen que la Fed vaya a mover los tipos de interés hasta 2023, estimando que se mantendrán intactos hasta ese año, un ejercicio en el que terminarán en el 0,75%, 50 puntos básicos por encima del nivel actual. Según su estimación, la Fed continuará con la subida de tipos en 2024, con otro incremento de 50 puntos básicos ese año, dejándolos en el 1,25% al cierre de ese ejercicio.