El Banco de España pide ayudas directas para Autónomos y PYMES

La pérdida de facturación en 2020 fue de casi un 50% en muchos sectores respecto al año anterior

Desde Marzo de 2020 se han aprobado medidas con el objetivo de ayudar a los autónomos a salir adelante de esta complicada situación. Sin embargo, la crisis del Coronavirus se ha alargado más de lo esperado, y con ella medidas como el cese de actividad o los «ERTE». Pese a que se puede ir viendo la luz al final del túnel con el inicio de la vacunación, el aumento de los contagios y la saturación hospitalaria ha provocado que las Comunidades Autónomas estén imponiendo medidas más restrictivas. Con un sector claramente damnificado: los autónomos.

La situación para PYMES y autónomos empieza a ser insostenible, de hecho, el Banco de España ha manifestado la necesidad de conceder ayudas directas a autónomos y pequeñas empresas. El aumento de la morosidad, unido a la bajada de la facturación de estas empresas ha provocado una crisis de liquidez. Por eso, es necesario ofrecer subvenciones directas a los autónomos, como han hecho todos los países de la UE a excepción de España.

Por el momento solo Aragón, Cantabria, Murcia, Extremadura, Andalucía y Castilla y León han decidido ofrecer ayuda económica a los profesionales. El entorno más cercano a España ya se puso manos a la obra hace tiempo compensando a sus autónomos con ayudas directas a fondo perdido por las pérdidas sufridas a raíz del confinamiento.

El Nuevo Plan de Rescate aprobado hace unos días obvió las ayudas directas para los autónomos. Por ello, las asociaciones del colectivo han declarado este plan como «tardío e insuficiente». La pérdida de facturación en 2020 con respecto a 2019 fue de casi un 50% en muchos sectores, lo que provoca que muchos negocios estén consumiendo sus últimos recursos económicos.

Los autónomos no dejarán morir sus negocios y no pararán de lugar, pero tampoco se van a olvidar de sus reivindicaciones, con la esperanza de que más pronto que tarde sean atendidas.