El Caos de la Armonización Fiscal


Actualmente, existen en España hasta 82 clases de impuestos según su naturaleza y territorio. Muchos de estos impuestos suponen un quebradero de cabeza y su coste administrativo es mucho mayor que los ingresos que reportan. Más aun, cuando estos impuestos solo recaudan el 2% de los ingresos tributarios de las CCAA.

Las CCAA con más impuestos propios son: Cataluña con 19; Andalucía y Asturias con 7; Aragón, Murcia y Galicia con 6… Entre las que menos: Madrid con 3, y CyL con 2. Además, este 2020 Cataluña ha creado un nuevo impuesto.

Si bien, los impuestos propios aumentan la recaudación un 6% en 2018 con respecto a los obtenidos el año anterior. Además, Baleares aumenta la recaudación un 46% como consecuencia del aumento del Impuesto sobre las estancias turísticas. Aragón también aumenta su recaudación un 35% debido al crecimiento de casi todos sus impuestos propios, etc. En el lado contrario, Galicia reduce su recaudación un 24% y Cantabria un 9%.

Cada vez son más frecuentes los litigios y pleitos entre Estado y Comunidades Autónomas por el hecho imponible o la inconstitucionalidad de los tributos propios. Por ello, muchos de estos tributos, como el Impuesto sobre Residuos van a ser centralizados. De esta manera, será el estado quien compensará a las autonomías que tuviesen en vigor este impuesto, con un tipo mas alto. De esta manera, el Estado pretende armonizar al alza, obligando a subir el IP y el ISD en Comunidades como Madrid.

La jungla de normativas autonómicas sobre tributos propios complica considerablemente el conocimiento de la fiscalidad existente”. Los Economistas alertan de que este rompecabezas atenta contra la unidad de mercado, dificulta mucho el cumplimiento de la normativa a las empresas y llega a desincentivar la inversión.