El futuro de los mercados durante marzo

Los mercados afrontan marzo con la herencia de un buen mes de febrero que permite que 2021 “no esté siendo un mal arranque de año para las bolsas”, según reconoce Javier Molina, de eToro. De momento, las perspectivas apuntan que será un marzo muy distinto al de 2020, cuando las bolsas se desplomaron ante la crisis sanitaria y económica desatada por la pandemia de Covid-19, según informa el periódico Expansión. El Ibex se dejó por aquél entonces el 22,21%, en lo que fue el peor
mes de su historia. Ahora, todo apunta a que las alzas, que en lo que va de año rondan de media el 5% en las bolsas mundiales, deberían continuar.

Eso sí, “siempre con el permiso de los bonos”, según apunta Juan José Fernández-Figares, de Link Securities. Las perspectivas de un alza de la inflación, motivadas por la recuperación económica mundial y la ejecución de los
distintos planes de estímulo, sobre todo el estadounidense por 1,9 billones de dólares, siguen vigentes, por lo que el mercado de bonos seguirá bajo presión y, por lo tanto, hará que puedan persistir las alzas de las rentabilidades de la deuda a largo plazo. Los niveles actuales de rendimiento de los bonos aún no son lo suficientemente atractivos para que los inversores
hagan un trasvase desde la renta variable a la fija, pero este planteamiento podría cambiar si se superan los rendimientos por dividendo de los índices.

Este escenario se daría con unos tipos de la deuda estadounidense a 10 años en el rango del 1,75%-2%, “aún lejos de los niveles actuales del 1,4%”, apostilla Molina. Además, desde los distintos bancos centrales ya han avisado de que no van a permitir que las rentabilidades se descontrolen, lo que supondría un apoyo adicional a las bolsas. Sin embargo, Molina cree que, de llegar a este extremo, entraría en juego una variable nueva: la excesiva intervención de los mercados complicaría una valoración objetiva de los activos.