El Gobierno plantea bonificar hasta el 90% del IRPF a propietarios que bajen el alquiler

El equipo del ministro socialista José Luis Ábalos presenta a Unidas Podemos una propuesta llena de
bonificaciones fiscales para la nueva ley de vivienda. Habrá control de precios, pero se hará vía incentivos en el IRPF.

El equipo del ministro José Luis Ábalos salió ayer a por todas con la propuesta de ley de vivienda que presentó a sus
socios de Unidas Podemos. Después de meses de un tira y afloja estéril, la negociación se pone seria con planteamientos en firme: Rebajas de hasta el 90% en el IRPF a propietarios que apliquen descuentos del 10% a sus inquilinos en áreas tensionadas y recargos de hasta el 50% en el Impuesto de Bienes Inmuebles para propietarios de viviendas vacías . Estas son las dos medidas estrella con las que los socialistas buscan un triple objetivo: frenar las subidas abusivas de los alquileres en zonas tensionadas, sacar más oferta al mercado y demostrar a sus socios de Podemos que se puede regular el precio del alquiler sin atentar contra la propiedad privada.

Según el documento de la propuesta, la nueva ley de vivienda incorporaría una batería de bonificaciones fiscales en el IRPF para propietarios que saquen vivienda al mercado de alquiler, arrienden sus pisos a jóvenes o colectivos vulnerables, rehabiliten sus inmuebles antes de ponerlos en renta, hagan descuentos en el precio al que alquilan o cedan sus inmuebles a programas de alquiler social. La propuesta parte de la base de que el mercado del alquiler en España está atomizado de pequeños propietarios, una premisa que desmiente el mito difundido por Podemos de un mercado controlado por grandes tenedores. Los pequeños propietarios, defiende el documento, “podrían ser propicios a responder a medidas de incentivos”.

Del 90% para propietarios que bajen el alquiler a sus inquilinos en áreas tensionadas: Para contribuir a bajar
los alquileres en zonas tensionadas se premiará a los propietarios que apliquen un descuento del 10% o más a sus inquilinos por el alquiler de vivienda habitual.

Del 70% si alquilan vivienda a jóvenes o sacan más oferta: Los propietarios que alquilen su vivienda a jóvenes de entre 18 y 35 años optarán a una deducción del 70%. La misma deducción se aplicará si ceden su vivienda a programas de alquiler social o entidades sin ánimo de lucro de atención a colectivos vulnerables.

– Del 60% en viviendas rehabilitadas: Uno de los efectos adversos de obligar a los propietarios a alquilar por debajo de un umbral de precios era que se desincentivaba la rehabilitación de vivienda. Para evitarlo, el Gobierno propone bonificar en un 60% a quienes alquilen una vivienda rehabilitada en los últimos tres años. La misma deducción se aplica si alquilan el piso a un precio limitado por norma jurídica (como vivienda protegida).

Los ayuntamientos podrán declarar zonas de alquiler tensionado. Las entidades locales solicitarán una audiencia con la comunidad autónoma y el Ministerio de Agenda Urbana donde deberán demostrar mediante un informe el problema de abastecimiento de vivienda en alquiler o presión de precios en una zona. La declaración de zona tensionada se elevará a la Ley de Presupuestos, ya que se le aplicarán medidas fiscales.

– Cambia la definición de gran tenedor. Los socialistas hacen un pequeño guiño a Unidas Podemos al modificar el concepto de gran tenedor. Aunque la definición estándar en España seguirá siendo todo propietario de 10 viviendas o más, en las áreas tensionadas variará en función de su influencia en la zona por el número de inmuebles que posean en la misma. Concretamente, se considerará gran tenedor a todo propietario que posea al menos un 1% de las viviendas en la zona declarada tensionada, independientemente de si ese 1% se corresponde con tres, o treinta viviendas.

Pero existen un Rechazo en Podemos “Hemos estado trabajando mucho tiempo en esta propuesta. Es bastante compleja
y esperamos que desde Podemos la analicen bien”, explica el secretario general de Vivienda y Agenda Urbana, David Lucas, al frente de la elaboración del documento y del equipo negociador. Ayer Lucas se reunió con la futura ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, con quien comenzó a negociar sobre la base de estas medidas.