La Armonización Fiscal en España

publicado en: Economistas | 0

Este año ha habido gran disputa acerca de la diferencia que rige el sistema financiero en según qué comunidades. no cabe duda, de que esta diferencia debe ser armonizada. Los principales puntos de Disputa son el Impuesto sobre el Patrimonio (IP) y el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD), ya que en algunas comunidades estos impuestos son muy gravosos y en otras, no se tributa nada por ellos.

En este debate se contraponen dos valores: la equidad -que todos los españoles tengamos unos niveles mínimos de servicios básicos aún cuando la capacidad recaudatoria en las diferentes comunidades es muy distinta- y la corresponsabilidad fiscal -que cada CCAA pueda decidir que hacer con cada tributo-. En cuanto a la correspondencia fiscal, cabe destacar que estos dos impuestos tan sólo suponen el 2.5% de los ingresos de las comunidades autónomas, por lo que, cuando hablamos de corresponsabilidad fiscal, estos impuestos no aportan demasiado a este concepto.

Es complicado saber qué efectos tiene sobre la recaudación la modificación del IP, aunque es razonable suponer que los contribuyentes con grandes riquezas, barajan la posibilidad de migrar a territorios con dichos impuestos exentos o más bajos, pese a que esto no sea sencillo.

Pero tomando por cierta esta suposición, podríamos esclarecer que las comunidades con estos impuestos más bajos, habrán visto incrementada su recaudación por IRPF e impuestos indirectos a costa de perder el ISD y el IP. Por el contrario, las comunidades que hayan perdido estos contribuyentes se habrán quedado sin la recaudación de éstos impuestos y sin parte del resto de impuestos (IRPF, indirectos…)

Por tanto no existe duda de que el sistema de financiación de las CCAA debe reformarse. En cuanto al IP habrá que decidir en primer lugar si se mantiene o no (puesto que hay países europeos en los que este impuesto como tal no existe), y en caso de mantenerse cómo va a gravar. Mientras que, en cuanto al ISD, que si tiene cabida en el ordenamiento europeo, habrá que darle progresividad con una tarifa mínima exenta única y un gravamen unificado en todo el territorio.