Protección ante la Banca

Se última la creación de una institución que nace para defender los intereses de los clientes de la banca.

La nueva autoridad resolverá convictos en los ámbitos bancario, de inversión y seguros y se apoyará en el Banco de España, la CNMV y la DGSFP

En 2018, tras la moción de censura, Pedro Sánchez anunció la creación de una nueva institución cuya única función era proteger a los clientes de la banca. No se acabó de consolidar, y la pandemia acabó por paralizar la creación de esta nueva entidad supervisora. Sin embargo, el Ministerio de Asuntos Económicos se dispone a ponerlo en marcha de manera inminente. La Autoridad Administrativa Independiente de Protección del Cliente Financiero tendrá como misión resolver las disputas entre la banca y los clientes de la misma con decisiones vinculantes hasta una determinada cantidad, 50.000€, aunque este umbral no está decidido oficialmente. Además, esta autoridad podrá declarar la nulidad de clausulas abusivas, anular liquidaciones y ordenar la devolución de impuestos indebidamente cobrados.
El nuevo organismo podrá solicitar información de otros supervisores financieros tales como: el Banco de España, la CNMV y la DGSFP. No obstante, esta nueva institución funcionará como ventanilla única y sus resoluciones serán vinculantes hasta el importe fijado, hecho que las diferencia de las demás instituciones (Banco de España, CNMV y DGSFP). Además estos tres organismos estarán sometidos a la supervisión de esta nueva autoridad. Esta institución será independiente y tendrá un presidente propio, pese a ello, contará con al representación de otros supervisores en su consejo. Tendrá a su disposición presupuesto propio y tendrá poder para contratar.
A falta de oficialidad, podrá suscribir convenios para contratar con carácter temporal, intercambios o estancias de personal. Aquí entran en juego los mas de 400 empleados de la CNMV, los más de 3.000 del Banco de España y los de la DGSFP.
El proceso de reclamación por tanto, tendrá en primer lugar el servicio de atención al cliente o el defensor del cliente del banco, del intermediario o de alguno de los múltiples supervisados. Sólo se podrá presentar ante el nuevo organismo una vez que haya sido desestimada o haya transcurrido un mes sin que haya sido atendida.