Rebelión de pymes: 23 asociaciones crean una patronal ajena a Cepyme

La organización, impulsada por Pimec, patronales de Baleares y sectoriales como Coag o Fenadismer, quiere lograr representación institucional. Dice aglutinar a 2,1 millones de pymes y autónomos

La nueva patronal realizará su puesta de largo el viernes en un acto con la vicepresidenta Díaz, y el reglamento para acreditar la representatividad no está definido por el Gobierno

La batalla por la representatividad de las pymes españolas se reaviva. Dos años y medio después de que algunas organizaciones empresariales regionales y sectoriales lanzaran la Plataforma Pymes como una alternativa a Cepyme para defender sus intereses, ahora dan un paso más allá con la creación de su propia patronal, la Confederación Nacional de Pymes (Conpymes). Los principales impulsores del proyecto realizarán mañana un acto en Madrid que contará con la participación de la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Varias de las organizaciones fundacionales de la plataforma repiten en la patronal, señalan fuentes de la organización. Por volumen de asociados, la más destacada es la patronal de pymes y autónomos catalana Pimec. También por implicación histórica: la organización presidida por Antoni Cañete fue una de las primeras en actuar de forma independiente a Cepyme con el impulso de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM). En cuanto a otras organizaciones regionales, también se encuentran las tres patronales baleares (Pimem, Pimeef, Pime Menorca), la Confederación de Empresarios de Salamanca y el Círculo de Empresarios Leonés.

En cuanto a organizaciones sectoriales, están la patronal del sector primario COAG, la federación de asociaciones de transporte Fenadismer, la patronal de limpieza Afelin, la patronal de la energía fotovoltaica Anpier, los autónomos de Uatae o la propia PMcM, entre otros. En total, las 23 organizaciones que forman Conpymes afirman representar a más de dos millones de empresas y autónomos. La patronal, con sede en Madrid, estará presidida por el empresario aragonés José Luis Roca, quien ya ocupó el mismo cargo en la Plataforma Pymes. La organización cuenta con varias vicepresidencias, una de ellas para el presidente de Pimec, Antoni Cañete. Su antecesor en el cargo de la patronal catalana, Josep González, tendrá la presidencia de honor. 

Los impulsores de Conpymes sostienen que la decisión de distanciarse de Cepyme nace de su dependencia de CEOE, confederación empresarial en la que se encuentra integrada. En su opinión, la organización presidida por Gerardo Cuerva no defiende correctamente los intereses de las pymes porque está supeditada a los intereses de las grandes empresas. La organización se fija como objetivos fundacionales “la defensa de un capitalismo inclusivo frente al capitalismo clientelar”. En temas más concretos, la patronal quiere mejorar el acceso de las pymes en la contratación pública, la simplificación administrativa, la lucha contra la morosidad, un marco fiscal progresivo, reclamación de unos suministros clave competitivos, o un mercado laboral más dinámico.

La voluntad de Conpymes es lograr tener voz y voto como organización empresarial en los órganos de representación social de España, donde a día de hoy únicamente se encuentra CEOE, aunque cede determinados espacios a Cepyme y a ATA, la organización de autónomos. El camino hasta lograr esta objetivo no está nada claro ya que no existe un reglamento aprobado por el Gobierno para realizar la medición de la representatividad de las patronales. Sin embargo, la presencia de la vicepresidenta tercera en el acto fundacional de la organización supone un importante espaldarazo al proyecto. En este sentido, habrá que ver si la decisión de mostrar su apoyo público a la nueva patronal enturbia las relaciones entre la ministra con CEOE y Cepyme en el diálogo social en los próximos meses, cuando aún se está pendiente de abordar carpetas importantes como una más que posible reforma del mercado laboral. Si se toma el ejemplo de lo ocurrido en Cataluña en la batalla por la representatividad entre Fomento del Trabajo y Pimec, el camino también podría ser un pacto entre organizaciones para evitar un proceso de acreditación de la representatividad.